CANDIDATOS NO DAN EL ANCHO: APROXIMACIÓN A LA TAXIDERMIA

Sábado, 28 Octubre 2017 21:23 Escrito por  Publicado en Nacionales Visto 1256 veces
Soporta, Chile Soporta, Chile

Algunos candidatos faltan el respeto a la institución de la Presidencia de la República. “Ante tanta  necesidad y  urgencia  el histórico "Cura de Catapilco" nos parece hoy una joya”.

Por Benjamín Vogel Mast ( don Jubilón).

 

 

Quiero denunciar la falta de respeto por el cargo de Presidente de la República. Hay por lo menos tres aristas en nuestros temores. La primera sería la falta de autocrítica  para optar  al mayor cargo político  nacional. Y surge el primer descarte: de los ocho candidatos, quedarían sólo tres, con dedos para ese gigantesco piano. El resto sufre severas limitaciones para terciarse la banda tricolor. Y más de alguno tiene esa falla que hacía notar un brillante arquitecto de La Araucanía,ya descarnado, pues para referirse a la mala calaña de uno peor, decía: "ese señor tiene olor a pata en las manos". No le salva el título de Profesor, cuando tan alejado de las aulas, se impone un rayuelero que usa monedas  como tejos de chinchel.

 

Otro decir popular ayudará a descifrar esta pobreza de méritos para postular a tan alta magistratura: alguien dirá: "que sacó carnet de chofer en la Municipalidad de San Ramón".   Se puede ser meritorio aplicado a la taxidermia,  pero jamás podrá sacarse de encima el olor a las carnes podridas, que oxidan su talento creativo.  Le podrá quedar bien peinada  esa testa de un jabalí momificado, que luce  ganchudos dientes como opción decorativa,  que no basta para exonerarlo en el manejo mínimo de saberes administrativos. Y  no ser proclive a la corruptela. Definitivamente la postulación para convertirse en Presidente de la República, exige también de "Ángeles custodios" , para salvar el país cuando a la hora de votar se  suman muchas  carencias  " de silabario".

 

Tanto se manosean  las elecciones y  la calidad de la política, que suele adoptar ribetes delincuenciales. Sólo quedará rezar entonces, por algún milagro en el balotaje. Y la esperanza será el desarrollo de  la tecnología del Siglo XXI, con eficientes  herramientas para  enderezar tantas almas torcidas y desgobernadas. Ya no será la simple foto la que alertará sobre un cara de palo sin remedio. Existirá retratos más finos e inapelables.  A ver, a ver, compatriota, meta su cabecita en esta calabaza que parece  trabajada para la noche de brujas. Sin embargo se trata de un robot tan extraordinario, que  fotografiará hasta el genoma entero de una pulga que anda  en el cuello de su camisa. Y la fotocopia que entregará el dicho examen, detallará el millar de cosas que este ciudadano no sabe o no puede  hacer, incluido en primer lugar ser elegido Presidente de La República. En fin, ante tanta  necesidad y  urgencia  el histórico "Cura de Catapilco" nos parece hoy una joya.      

He dicho.

 

 

Deja un comentario