Bachelet golpea la mesa: Asumió tácitamente la existencia de una operación en su contra

Miércoles, 23 Septiembre 2015 12:09 Publicado en Política Visto 2359 veces
La Presidenta aseguta estar muy bien de salud. El resto, sólo rumores La Presidenta aseguta estar muy bien de salud. El resto, sólo rumores Fotografía: Mega

Por segunda vez en el año Presidenta  sale a desmentir públicamente versiones sobre eventual renuncia.

La mandataria sugirió “a todo el mundo que no hagan caso de rumores y me parece súper malo para el país que se inventen este tipo de cosas” y acto seguido, calificó como “las explicaciones más raras de las razones que yo tendría” para no terminar su mandato y dejó traslucir a quienes le interesa fomentar dicha versión sentenciando que son “algunos que quieren que yo renuncie que inventaron el rumor".

Por MARCELA JIMÉNEZ/El Mostrador.

Tras semanas con las versiones instaladas cual sombra en el debate público, con la Nueva Mayoría asumiendo la existencia de un “fuego amigo” que ha complicado a La Moneda ante el vacío de poder que se evidencio por meses en el gobierno y las dudas sobre el real estado de salud de la Presidenta Michelle Bachelet, por segunda vez en el año la Mandataria tuvo que salir públicamente a desmentir la posibilidad que entregue su sillón en palacio antes que concluya el plazo constitucional de su administración, en marzo del 2018.

En una entrevista no anunciada previamente en el matinal “Con mucho gusto” de MEGA, la Presidenta Bachelet fue categórica esta mañana: “yo voy a cumplir como corresponda, estoy muy comprometida con mi país, quiero a mi país, no veo ninguna razón para renunciar ni quiero renunciar”.

La vez anterior que la Mandataria tuvo que despejar las mismas dudas, fue a principios de abril, durante un desayuno con corresponsales extranjeros. Los efectos políticos del caso Caval en la administración bacheletistas, las esquilarlas a nivel personal en la Presidenta que arrojó el conflicto con su hijo Sebastián Dávalos, la aparición de boletas a SQM que involucraban a su entonces hombre de confianza, Rodrigo Peñailillo, con el financiamiento reñido con la ley de una pre campaña el 2012, fueron los elementos que generaron el escenario para que en ese momento Bachelet tuviera que aclarar públicamente el tema: “no he pensado en renunciar ni pienso hacerlo, de ninguna manera”.

Cinco meses después, a principios de septiembre,tal como lo adelantó El Mostrador  ya estaba instalado con fuerza en el gobierno y en las filas de la Nueva Mayoría la sensación de un evidente vacío de poder desde La Moneda, ante la seguidilla de errores y conflictos políticos internos que han marcado últimamente a la administración bacheletista, que llevó a conversaciones reservadas en el oficialismo de intentar una fórmula de redistribución del poder interno para asegurar que el gobierno llegue a buen puerto al final de su mandato. Algunos hablaron incluso de una suerte de golpe blanco, de la posible renuncia de la Mandataria ante el rumor que sectores de la propia coalición de Bachelet divulgaron y alimentaron sobre su estado de salud, vinculados a la ingesta de alcohol y medicamentos.

Si bien en ese momento se desató literalmente la furia de La Moneda, recurriendo a la estrategia de acusar machismo, casi un mes después, el gobierno, la Presidenta y los partidos han asumido que efectivamente existe ese “fuego amigo” y la operación  contra Bachelet, como también la necesidad de tener que aclarar las dudas sobre el real estado de salud de la jefa de Estado.

Es más, el tema fue tratado en toda su magnitud la semana pasada en una extensa y poco frecuente reunión de más de dos horas, a puerta cerrada, de la Mandataria y los siete timoneles de los partidos de la Nueva Mayoría, cita en la que Bachelet también habría descartado en privado ante los dirigentes la chance de renunciar.

Pero esta mañana lo dijo públicamente y sugirió “a todo el mundo que no hagan caso de rumores y me parece súper malo para el país que se inventen este tipo de cosas” y acto seguido, calificó como “las explicaciones más raras de las razones que yo tendría” para no terminar su mandato y dejó traslucir a quienes le interesa fomentar dicha versión sentenciando que son “algunos que quieren que yo renuncie que inventaron el rumor".

Recordó que no es la primera vez que se instala el tema de su renuncia. "La primera vez que dijeron que yo iba a renunciar fue en el medio de las inundaciones de Atacama, yo estaba en Diego de Almagro y cuando vuelvo me dicen que andaba por todas las redes sociales que yo estoy renunciando y digo, pero qué es esto, esto trabajando en terreno", acotó.

La semana pasada, el tema de la salud de Bachelet se había tomado la agenda de La Moneda y todos los días, las autoridades de palacio respondían por el tema, trataban de descartar las versiones y se recurría al argumento que la institucionalidad del país no contempla la opción de publicar la ficha médica de un Jefe de Estado, como sucede en muchas democracias modernas.

Vino el terremoto y el foco se desvió hacía los efectos del tsunami en la IV Región, las víctimas, los damnificados, las medidas a tomar para enfrentar la crisis, los bonos.  Pero antes que la agenda se normalice, que la tragedia de las víctimas pase una vez más a segundo plano y se terminen de recoger los escombros en vivo y en directo en los canales de televisión, La Moneda y la Presidenta se jugaron la carta de tratar de poner un freno al tema, asumirlo públicamente y cerrar así el capítulo.

La Presidenta explicó durante la entrevista que se encuentra “súper bien” y que auto controla la hipertensión que la aqueja hace más de una década.  "Me chequeo sola, me tomo la presión para ver cómo está, hace tiempo que no me la tomo. Yo tengo hipertensión hace muchos años, desde que era ministra de Salud y lo único que tomo es una pastillita para la presión y 80 milígramos de Aspirina, porque tuve un aneurisma y sirve para el corazón. Son las dos cosas que he tomado históricamente”, explicó en el tono coloquial y cercano que caracteriza a Bachelet y que pocas veces se le ha visto el último tiempo.

Deja un comentario