Cómo el factoring para empresas puede ser una solución de liquidez

factoring

Dentro del ámbito empresarial, existen distintos recursos que permiten simplificar la gestión y mejorar el rendimiento. Uno de los más destacados es el denominado factoring para empresas, un mecanismo que permite adelantar el cobro de facturas antes de que se cumpla su vencimiento para aumentar la liquidez de manera inmediata.

¿Cómo funciona el factoring?

Este servicio de gestión comercial consiste en delegar a una segunda empresa el cobro de las facturas. Esta segunda empresa se encarga de pagar dicha factura y, posteriormente, de cobrársela al cliente original. De esta manera, la primera empresa no necesita esperar por el cobro efectivo de la factura y la segunda obtiene un descuento por la obligación de pago obtenida.

Esto permite que la primera empresa ejecute a voluntad el cobro de dichas facturas según le resulte más conveniente. Por su parte, la segunda empresa adquiere un descuento por la obligación de pago que luego se encarga de cobrar al cliente. Este servicio garantiza la obtención de recursos sin perjuicio para el cliente de la primera empresa.

Por otro lado, las empresas que ofrecen servicios de factoring también disponen de financiamiento cuentas por pagar: se trata de un mecanismo que funciona de manera inversa y que permite adelantar el pago de facturas a los proveedores. Dicho pago puede realizarse desde la propia cajaaccediendo a financiamiento personalizado o a través de un sistema mixto en el que intervienen ambas opciones.

El factoring no constituye una línea de crédito —ni requiere un balance de estados financieros o comprobantes de ingreso—. Este tampoco produce endeudamiento, puesto que la constituye una transmisión de valor individual por cada factura. Sin embargo, la principal ventaja del factoring es que permite obtener liquidez de manera inmediata y mejorar el flujo caja para mejorar el rendimiento operativo de la empresa.

Factoring como solución de liquidez inmediata

En la mayoría de los casos, las empresas y negocios ofrecen opciones de pago diferido a sus clientes para que estos puedan financiar sus compras. En este sentido, el factoring permite mantener este sistema de pago diferido al mismo tiempo que se adelante el pago en efectivo de las facturas.

La implementación de un servicio de factoring, al no producir endeudamiento ni representar un costo sustancial para la empresa, permite optimizar un flujo de caja y mejorar significativamente el rendimiento comercial. Se trata de un recurso que no representa un inconveniente para la propia empresa, ya que esta puede elegir qué facturas desea adelantar.

Para obtener dicho adelanto y disponer de liquidez, la empresa no obtiene la totalidad del valor de la factura. El porcentaje restante constituye la contraprestación económica que la empresa que ofrece el factoring obtiene por prestar dicho servicio. Este porcentaje puede variar dependiendo del monto y la fecha de vencimiento original de la factura, entre otros factores.

En la actualidad, las empresas de factoring emplean soluciones digitales para ofrecer este servicio. Por lo general, dicho servicio, además, permite disponer de una plataforma para la gestión comercial de las facturas y el seguimiento de cuentas. Esto simplifica el proceso y mejora el rendimiento del servicio, en tanto es posible adelantar el cobro de las facturas de manera inmediata.

Por admin

Deja un comentario