¿Qué importancia tiene la apariencia en el trabajo?

apariencia en el trabajo

Puede que la calidad de tu trabajo sea lo más importante, pero tu aspecto también deja una impresión inmediata en tus compañeros, incluida la dirección.

Aunque la excentricidad puede estar permitida e incluso ser aceptada en algunos entornos, la mayoría de los lugares de trabajo son conservadores y quieren que tú también lo seas.

Y si tu empresa tiene una política de vestimenta que no cumples, tu trabajo podría pender de un hilo.

En el mundo profesional, tu primera impresión será la que perdure. Muchos dirán que tu aspecto en el trabajo no importa, que lo único que cuenta es tu capacidad y tus conocimientos.

Y si ese es el caso, tienes que volver a evaluar el escenario de nuevo. Es importante vestir igualmente bien y adecuado en el mundo profesional.

Vestir bien no sólo aumentará tu confianza en ti mismo, sino que también impresionará y atraerá a otras personas.

Aseo

Un aseo adecuado y una apariencia profesional son importantes para ganarse el respeto en el lugar de trabajo. El aspecto y la forma de comportarse crean una impresión en las personas con las que se trabaja. Tanto los hombres como las mujeres deben cuidarse y atenderse. A continuación se enumeran algunas formas de conseguir un buen aspecto en el lugar de trabajo.

Llegar al trabajo con el pelo como si acabaras de salir de la cama puede que no infrinja la política de la empresa, pero hará que los compañeros hablen de ti, y no en el buen sentido. La dejadez es una señal de falta de respeto hacia ti mismo y hacia tu trabajo, al menos a los ojos de la dirección. Es importante que no pases por alto la importancia de llevar los dientes y las uñas limpios y un corte de pelo adecuado. Tampoco lleves ropa desarreglada o sucia, ropa demasiado holgada o demasiado ajustada, camisas desabrochadas y zapatos sucios. Estos pueden ser pequeños elementos de la apariencia que muchos tienden a pasar por alto, pero son esenciales. Utiliza un champú anticaspa para asegurarte un pelo limpio y sano. Asegúrate de asearte con regularidad.

Vístete para impresionar

No importa lo que intentes transmitir sobre tu personalidad, la primera impresión siempre radica en tu aspecto. Así que antes de decidirte a gastar una pequeña fortuna en un atuendo elegante, piénsalo bien. Debes tener en cuenta cómo te percibirán los demás en función de tu aspecto exterior.

Respeta las normas de la empresa

Cada empresa tiene sus propias normas y políticas. El código de vestimenta en las organizaciones significa la uniformidad en el sistema, que es el requisito fundamental. Y también tiene un impacto psicológico para que todos los que trabajan allí se sientan como tal. Aunque algunas empresas dan libertad para elegir la ropa que se quiere llevar, sigue siendo algo que todos deben tratar con cautela.

¿Cuál es el código de vestimenta para los hombres?

Los hombres suelen tener menos opciones en cuanto a la ropa. Pero hay que cuidar mucho su aspecto y su aseo personal. Si está en un entorno corporativo, se recomienda ir bien afeitado y con el pelo bien recortado. Eso junto con una camisa y unos pantalones impecables con zapatos pulidos. Los colores no deben ser demasiado llamativos, sino sencillos y elegantes. Si te dedicas a la creación, tienes más libertad y elección a la hora de vestir en comparación con las estructuras empresariales. Pero la idea principal de tu estilo de apariencia es resaltar tu personalidad.

¿Y para las mujeres?

Si estás en un entorno más formal, generalmente llevarás el clásico traje de negocios o falda y americana. Considera los tonos neutros de gris, negro, blanco o marrón. La confección y el estilo de tu atuendo deben ser sencillos y no deben usarse de forma exagerada. Intenta evitar los accesorios gruesos y opta por unos bonitos pendientes que complementen tu atuendo. Si estás en un espacio creativo en el trabajo, es recomendable que elijas bien tu atuendo. Es importante prestar atención a los pequeños detalles. Evita siempre los escotes pronunciados y las faldas extremadamente cortas.

Puede sonar ridículo estar pendiente de tu aspecto en el trabajo, pero una vez que entiendas los beneficios que conlleva, cuidarlo dejará de ser un problema. El objetivo de la empresa no es la apariencia del empleado, sino uno mayor. Así que se recomienda seguir las normas de la empresa y vestirse en consecuencia.

Deja un comentario