Secretos del lenguaje corporal de las personas exitosas

lenguaje corporal de las personas exitosas

Nuestros cuerpos tienen un lenguaje propio, y sus palabras no siempre son amables. Su lenguaje corporal se ha convertido probablemente en una parte integral de quien es, hasta el punto de que puede que ni siquiera piense en ello.

Si ese es el caso, es hora de empezar, porque podrías estar saboteando tu carrera y es hora de que prestes atención al lenguaje corporal de las personas exitosas y como lo ha logrado con tan solo estas acciones.

TalentSmart ha realizado pruebas a más de un millón de personas y ha descubierto que los niveles superiores de alto rendimiento están llenos de personas que tienen una gran inteligencia emocional (90% de los mejores, para ser exactos). Estas personas conocen el poder que las señales no habladas tienen en la comunicación y controlan su propio lenguaje corporal en consecuencia.

Lo que sigue son los errores de lenguaje corporal más comunes que la gente comete, y las personas emocionalmente inteligentes tienen cuidado de evitarlos.

1. Encorvarse es una señal de falta de respeto. Comunica que estás aburrido y no tienes deseos de estar donde estás. Nunca le dirías a tu jefe: «No entiendo por qué tengo que escucharte», pero si te encorvas, no tienes que hacerlo… tu cuerpo lo dice por ti, alto y claro.

El cerebro está diseñado para equiparar el poder con la cantidad de espacio que ocupa la gente. Pararse derecho con los hombros hacia atrás es una posición de poder. Maximiza la cantidad de espacio que ocupas. Por otro lado, encorvarse es el resultado del colapso de tu forma, ya que ocupa menos espacio y proyecta menos energía.

Mantener una buena postura impone respeto y promueve el compromiso de ambos extremos de la conversación.

2. Los gestos exagerados pueden implicar que estás estirando la verdad. Apunta a gestos pequeños y controlados para indicar liderazgo y confianza, y gestos abiertos -como separar los brazos o mostrar las palmas de las manos- para comunicar que no tienes nada que ocultar.

3. Mirar el reloj mientras se habla con alguien es una clara señal de falta de respeto, impaciencia y ego inflado. Envía el mensaje de que tienes mejores cosas que hacer que hablar con la persona con la que estás, y que estás ansioso por dejarla.

4. Alejarse de los demás, o no inclinarse hacia su conversación, muestra que no está comprometido, no tiene interés, se siente incómodo y quizás incluso desconfía de la persona que habla.

Intente inclinarse hacia la persona que está hablando e incline ligeramente la cabeza mientras la escucha hablar. Esto muestra a la persona que habla que tiene su completa concentración y atención.

5. Los brazos cruzados y las piernas cruzadas, en cierto grado, son barreras físicas que sugieren que usted no está abierto a lo que la otra persona está diciendo. Incluso si usted sonríe o mantiene una conversación agradable, la otra persona puede tener la molesta sensación de que usted la está excluyendo.

Incluso si el hecho de cruzar los brazos le resulta cómodo, resista las ganas de hacerlo si quiere que la gente le vea como alguien de mente abierta e interesado en lo que tiene que decir.

6. La inconsistencia entre tus palabras y tu expresión facial hace que la gente sienta que algo no está bien y empiece a sospechar que estás tratando de engañarlos, incluso si no saben exactamente por qué o cómo.

Por ejemplo, una sonrisa nerviosa al rechazar una oferta durante una negociación no le ayudará a conseguir lo que quiere; sólo hará que la otra persona se sienta incómoda al trabajar con usted porque asumirá que está tramando algo.

7. Los asentimientos exagerados indican ansiedad sobre la aprobación. La gente puede percibir sus asentimientos pesados como un intento de mostrarle que está de acuerdo o que entiende algo que en realidad no entiende.

8. Moverse con el pelo o arreglarlo es una señal de que estás ansioso, sobre-energizado, cohibido y distraído. La gente te percibirá como demasiado preocupado por tu apariencia física y no suficientemente preocupado por tu carrera.

9. Evitar el contacto visual hace que parezca que tienes algo que ocultar, y eso despierta sospechas. La falta de contacto visual también puede indicar una falta de confianza e interés, que nunca quieres comunicar en un ambiente de negocios.

Mirar hacia abajo mientras hablas hace que parezca que te falta confianza o que te da vergüenza, haciendo que tus palabras pierdan su efecto. Es especialmente importante mantener los ojos nivelados si estás haciendo puntos complicados o importantes.

El contacto visual sostenido, por otro lado, comunica confianza, liderazgo, fuerza e inteligencia. Mientras que es posible participar sin contacto visual directo y constante, la negligencia completa tendrá claramente efectos negativos en sus relaciones profesionales.

10. El contacto visual demasiado intenso puede ser percibido como agresivo, o como un intento de dominar. En promedio, los americanos mantienen contacto visual de siete a diez segundos, más tiempo cuando estamos escuchando que cuando estamos hablando.

Deja un comentario