El nuevo iPad de Apple se parece mucho a un coche que se conduce solo.