Según estudio: Es muy baja la transmisión del Covid-19 de niños a adultos

Covid de niños a adultos

La capacidad de transmisión del Covid-19 de los niños a los adultos es baja, ya que sus resultados indican que de 163 pacientes pediátricos, han concluido que la transmisión de la COVID-19 de niños a adultos con los que conviven es baja, pues solo en un 3,4% de los pacientes son  transmisores del coronavirus al resto de los miembros de su núcleo familiar, según detalla un estudio del Hospital Vall d’Hebron de Barcelona España.

Más de un centenar de pediatras de diferentes hospitales y centros de atención primaria de Cataluña han participado en el estudio ‘Papel de los niños y las niñas en la transmisión intrafamiliar del SARS-CoV-2, impulsado por el hospital Vall d’Hebron, y en el que se analizaron a 89 familias que durante el confinamiento tuvieron un diagnóstico positivo de COVID-19, según el registro de la Agencia de Calidad y Evaluación Sanitarias de Cataluña (Aqua).

Los resultados

«Los resultados del estudio realizado del 1 de marzo al 31 de mayo nos confirman que los niños han sufrido la enfermedad con cuadros inespecíficos y poco graves y que son menos transmisores del Covid-19 que los adultos en el entorno familiar, un ámbito de mucha proximidad y donde es difícil mantener las medidas de seguridad», agregó Pere Soler, jefe de la Unidad de Patología Infecciosa del Vall d’Hebron.

También se evaluó los contactos que establecieron los menores con los convivientes en el núcleo familiar y aquellas personas con las que mantuvieron contacto frecuente, diario o al menos de una vez a la semana, así como la afectación por el virus que tuvieron estos adultos.

Ahora el Vall d’Hebron está realizando una segunda fase con un estudio prospectivo junto a los pediatras de Atención Primaria, en la que se están estudiando a 357 pacientes pediátricos con diagnóstico positivo de COVID-19 entre el 1 de junio y el 26 agosto y con más de mil contactos intrafamiliares con el fin de «analizar la secuencia de contagios de los casos diagnosticados después del confinamiento», ha explicado Soler.

Los expertos han advertido de que el número de pacientes menores de 18 años con un diagnóstico confirmado de COVID-19 ha crecido después del confinamiento, y que si del 1 de marzo al 31 de mayo fueron 163, solo en el mes de junio se registraron 250 casos, en julio 2.602 y entre el 1 y 23 de agosto, 2.419.

Otros estudios anteriores en China

En China también realizaron una investigación en pacientes pediátricos y han encontrado que los menores presentaban formas leves o moderadas de COVID-19, y los síntomas iniciales más comunes fueron fiebre, vómitos, diarrea y tos, que se recuperaron a los tres días de comenzar el tratamiento.

Los investigadores recogieron y analizaron los datos clínicos de 34 pacientes pediátricos con COVID-19 en cuatro hospitales en China del 27 de enero al 23 de febrero.

Según la información proporcionada por Europa Press, los pacientes presentaron formas leves (18%) o moderadas (82%) de COVID-19, y los síntomas iniciales más comunes fueron fiebre (76%) y tos (62%), que se recuperaron dentro de los tres o cuatro días posteriores al tratamiento.

A diferencia de las observaciones en pacientes adultos, los casos pediátricos mostraron una mayor proporción de fiebre, vómitos (12%) y diarrea (12%) al ingreso. Las tomografías computarizadas (TC) de tórax revelaron sombras irregulares de alta densidad con un patrón de inicio tardío en lesiones de lóbulo pulmonar en 28 pacientes (82%).

Deja un comentario