¡Que no se te pase! Ejemplos para calcular el impuesto único en Chile

IMPUESTO UNICO CHILE 1

¿Conoces cuál es el monto exacto que debes tributar para cumplir con tu impuesto único en Chile? Esta cantidad varía de acuerdo a varios factores que estaremos mencionando más adelante, podrás calcularlo sin problema con un ejemplo sencillo que estaremos presentando, pero antes de ir allí es importante que conozcas todos los detalles acerca de esta obligación tributaria.

Seguro estás aquí porque eres un trabajador que depende de un salario en Chile, además de que generas rentas debido a tus labores, estos hechos te condicionan automáticamente para que debas cumplir con el impuesto único, por lo que es de gran importancia saber cómo calcularlo y la manera en la que el contratante lo procesa. 

Pero, ¿sabes de qué tratan estos impuestos y por qué tienes que ver con ellos?

El impuesto único se basa en un gravamen o subsidio que debe ser aplicado en relación directa con las rentas que son generadas por cualquier empleado legal. Entonces, el monto de esa obligación tributaria, es decir, el impuesto en sí; tiene que ver directamente con sus ingresos mensuales, con el sueldo de cada trabajador. 

Punto importante: para que sea aplicable el impuesto único, el salario de cada ciudadano debe ser mayor a las 13,5 UTM mensuales. 

Pesos y UTM, ¿Cuál monto debo pagar el impuesto único en Chile? 

Antes de presentar un ejemplo claro para conocer el monto que te corresponde pagar y cumplir con el impuesto único en el país, también debes saber otras normas dictadas por la Reforma Tributaria Chile 2020.

En este sentido, se ha establecido en el presente año que se elevará un 5% el monto que deben pagar en impuestos a quienes tengan ingresos mensuales de más de $15.000.000.

Esto quiere decir, que se eleva a 40% el segmento correspondiente al Impuesto Único de Segunda Categoría y el Impuesto Global Complementario, esto para los ciudadanos con más de 310 UTA, como rentas al año.

Es bien sabido que en Chile existen muchos tipos de impuesto, entonces, ¿por qué se ha nombrado con la palabra “único”?

Esto es debido a que todo individuo chileno con un trabajo formal debe cumplir con esta obligación tributaria, de modo que, si fuera el caso, al tratarse de una sola fuente de ingresos, no debería declarar impuestos alternos ante el Estado.

Será el empleador quien figure finalmente el monto descontado correspondiente al impuesto único al momento de liquidar o pagar el salario de cada trabajador. Es así como el tributo entra dentro de los ingresos no remunerados junto con los de la salud y el AFP.

¡Vamos a los cálculos!

El impuesto único debe calcularse según ciertos factores y fórmulas determinadas por la base tributaria que cada empleado concibe, por lo que, para determinar un monto exacto deberás tomar en cuenta tu salario, pensiones, rentas y remuneraciones.

Una vez se tenga clara cada información de tu perfil de ingresos, puedes llegar al número final de tu impuesto. A esta base que hemos determinado, debe restarse ciertas cotizaciones no remuneradas, es decir, el AFP, pagos de salud, seguros, entre otros.

Al obtener una cifra luego de la operación mencionada, al monto se le multiplica por el factor exento ya determinado en la tabla de impuestos, y se procede a restar la rebaja que también indica la tabla. 

Si no ha quedado claro, presentamos un sencillo ejemplo para ti: supongamos que se logra una base imponible (o ingresos totales) de $1.560.347, al revisar la tabla del 2019, específicamente del mes de abril, se observa un factor exento de 0,04, correspondiente a una rebaja de $26.112,65.

Finalmente la operación a efectuar para determinar el impuesto único sería: 

  • $1.560.347 x 0,04 = 62.413,88 (a esta cantidad se le resta la rebaja puesta en la tabla)
  • 62.413,88 – 26.112,65 = 36.301,23

¡Ya tenemos el monto de tu impuesto único! Quedaría exactamente en $36.301,23.

Cabe destacar que para poder determinar tu propio monto de obligación tributaria es imperativo consultar la tabla actualizada de cálculo de impuesto único, recuerda que se trata de un valor que cambia en la medida que varíen tus ingresos y utilización de servicios, esto para garantizar una equitativa y justa distribución de obligaciones ciudadanas con su propio Estado.

Deja un comentario