Consejos inteligentes para limpiar una guardería

limpiar una guardería. 0

Todas las nuevas madres quieren que su cuarto de niños sea hermoso y limpio, pero mantenerlo así puede ser más difícil de lo que imaginas. Los bebés pequeños son expertos cuando se trata de hacer grandes desastres, y mantener los pañales sucios y la ropa sucia puede ser difícil con un recién nacido a cuestas.

Si buscar consejos para limpiar una guardería, vas a necesitar más que eso, requieres un plan. ¿Te preguntas por dónde empezar? Desterrar los gérmenes y controlar la suciedad de la guardería siguiendo estos siete sencillos pasos.

Crear una estación sanitaria

Mantener los gérmenes de la guardería bajo control almacenando los suministros sanitarios al alcance de la mano. Coloque una bandeja cerca de su mesa de cambio con gel antibacteriano y toallas de papel. Limpiarse las manos antes de salir del cambiador protegerá a su bebé de los gérmenes y evitará que usted contamine otras superficies.

Planifique para los pañales sucios y la lavandería

Un buen sistema de eliminación de pañales es un deber de la guardería, sellando los olores y los residuos y asegurando que su guardería permanezca libre de gérmenes. También necesitarás un cesto separado para la ropa muy sucia. Las prendas muy sucias, como las sábanas o la ropa sucias, deben lavarse por separado en agua caliente para evitar que las bacterias contaminen el resto de la ropa. ¿Usando pañales de tela? Tal vez quieras invertir en un sistema de almacenamiento de pañales ecológico para guardar los pañales sucios entre las cargas.

Limpieza de los «puntos calientes» de la perforación de gérmenes a diario

¿No tienes tiempo para limpiar a fondo la guardería? Toma un enfoque específico. Detengan los gérmenes de la guardería con una revisión diaria de sus lugares favoritos.

Las superficies que se tocan con frecuencia, como las manijas de las puertas y los rieles de la cuna, y las áreas que ven más de lo que les corresponde (como los cambiadores y las cestas de la lavandería) proporcionan un excelente caldo de cultivo para los gérmenes y las bacterias. Una limpieza rápida con un paño desinfectante da un golpe de gracia, eliminando los gérmenes antes de que tengan la oportunidad de propagarse por la casa. Asegúrese de mantener todos los productos de limpieza fuera del alcance de su pequeño y marque claramente las toallitas desinfectantes para que nunca se confundan con las toallitas para bebés.

Cambie la ropa de cama de la cuna semanalmente

Lo más probable es que ya estés cambiando las sábanas de tu pequeño más a menudo de lo que te gustaría. (Me encantan esos reventones de pañales de las 3 de la mañana, ¿verdad?) Aun así, querrá asegurarse de que la ropa de cama de su bebé se cambie al menos una vez a la semana, aunque parezca limpia. La baba y las pequeñas fugas de pañal pueden hacer que crezcan bacterias invisibles en la cuna de su bebé. Las partículas de polvo y suciedad también pueden depositarse en la ropa de cama, provocando irritación de la piel y alergias. Puede parecer una tarea innecesaria, pero un lavado semanal contribuirá en gran medida a mantener a su bebé seguro y saludable.

Higienice los juguetes con regularidad

Como los bebés exploran su mundo con la boca, es importante desinfectar los juguetes favoritos de su pequeño una vez a la semana. Limpie cada juguete con desinfectante, y luego enjuague con agua o un paño húmedo.

Use un limpiador ecológico

Los limpiadores ecológicos no sólo son mejores para el medio ambiente, sino también para tu bebé. Los productos de limpieza están llenos de químicos peligrosos llamados VOCs. Estos compuestos químicos comunes se evaporan en condiciones atmosféricas normales, comprometiendo la calidad del aire interior. Incluso pueden hacer que usted y su familia se enfermen.

¿Por qué cambiar un riesgo para la salud por otro, especialmente cuando hay tantas opciones mejores? Los padres pueden encontrar una serie de productos de limpiezas ecológicas y de seguridad aprobados en las tiendas de todo el mundo. ¿Buscas una opción económica? Pruebe a hacer sus propios productos de limpieza para bebés utilizando los buenos y anticuados ingredientes de limpieza que se encuentran en su propia despensa.

Mantén los pisos limpios

Los bebés pasan mucho tiempo en el suelo, lo que significa que la limpieza regular es vital. Esto es especialmente cierto en el caso de las alfombras, que pueden convertirse rápidamente en un depósito para los ácaros del polvo y el moho. Si su guardería está alfombrada, aspire dos veces por semana con una aspiradora que tenga un filtro HEPA. Estos filtros especialmente diseñados atrapan partículas de polvo, caspa de mascotas y otros alérgenos, evitando que se redistribuyan en el aire.

Deja un comentario